Níjar

Se extiende desde la Sierra Alhamilla hasta el Cabo de Gata. El pueblo está situado al pie de la sierra, formando un conjunto urbano de gran atractivo, por su conservada estructura de origen árabe, laberí­ntica y estrecha, por la blancura de sus casas, por su iglesia mudéjar, por su artesaní­a, por la amabilidad de sus gentes. Lo más importante de este municipio se encuentra en el Parque Natural Cabo de Gata-Ní­jar.

Agua Amarga

Pequeña aldea de pescadores bien situada dentro del Parque Natural del Cabo de Gata-Ní­jar, con huertas nacidas alrededor de pozos y tierras de pastoreo. En la actualidad se han ido construyendo casas promovidas para el turismo, aunque mantiene su carácter agradable y apacible, oculta en un paisaje con altos y escarpados acantilados salpicados de calas. Su playa dispone de los servicios e instalaciones necesarias para un veraneo familiar.

Cabo de Gata

La tierra parda y el profundo azul del Mediterráneo se combinan en este parque en el que hay playas y calas de una gran belleza natural. Algunos de sus acantilados también permiten unas vistas de ensueño.Acoge los 50 kilómetros de costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo. Con sus indudables atractivos naturales y su benigna climatología, es una de las zonas costeras más bellas de todo el Mediterráneo. Comprende espacios y paisajes únicos: las únicas montañas de origen volcánico de la pení­nsula; la franja costera con sus dunas, playas y salinas, verdadero espectáculo natural; y una milla de mar protegida, cuyos fondos son de una gran riqueza. Reserva de la Biosfera y Geoparque, desde 1998 es el Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar.

San José

Es el centro turí­stico más importante de la comarca, incluido en el Parque Natural del Cabo de Gata-Ní­jar. Se trata de una pequeña población que ha sustituido su actividad pesquera por un desarrollo turístico sostenido y coherente con el entorno. Ofrece muchas infraestructuras turí­sticas, incluido un puerto deportivo.

Playa de los Muertos

Un kilómetro de playa, con aguas cristalinas y pequeña piedrecitas blancas. Para acceder a este playa, del Cabo de Gata, hay que caminar por un sendero pedregoso de unos 700 metros y con bastante desnivel. El espectáculo natural para la vista es único, siempre que no se mire a la izquierda, donde se divisa la central térmica de Carboneras.