Turismo Cabo de Gata

Wecamp de Meridia Capital suma campings en Cabo de Gata y en la Costa Brava

Meridia Capital, gestora de fondos de inversión alternativa con sede en Barcelona, se ha lanzado a la construcción de una plataforma de campings en España y Portugal que aspira a convertirse en líder en su sector. Frente a los alrededor de 8.000 campings de Francia o los 2.500 de Alemania, en España hay solo unos 1.000, con el añadido de que la fragmentación del mercado es casi total, ya que el primer operador tiene seis. La mayoría de ellos son negocios de un solo propietario y, aunque hay de todo, muchos están poco profesionalizados.

En Meridia creen que, por esa razón y debido a lo que los consumidores buscan en los campings –entornos naturales, sostenibles y donde se respeta el medio ambiente–, existe una excelente oportunidad para crear una gran plataforma de campings. “Nos va como anillo al dedo porque nosotros, nos hemos enfocado desde hace años en muchas iniciativas y medidas que se basan en estos valores y que nos convierten hoy en una gestora puntera en este campo”, sostiene Cristina Badenes, socia de Meridia.

La plataforma cuenta ya con tres complejos y la inversión media en cada uno se sitúa entre 12 y 14 millones

Tras un 2020 frenético, la gestora fundada por Javier Faus ha avanzado rápidamente en el proyecto. De la mano del directivo hotelero Albert Montesinos, Meridia ha lanzado Wecamp, que en febrero anunció la adquisición de seis hectáreas en el municipio de Santa Cristina d’Aro, en la Costa Brava, para ubicar 240 tiendas y viviendas informales. Con el primer proyecto en marcha, Wecamp ha cerrado ahora dos más, uno en Cala Montgó, junto a la playa de l’Escala (Alt Empordà), y el otro en el cabo de Gata (Almería).

El esquema de cada operación es que Meridia compra los activos inmobiliarios y corre a cargo de las inversiones necesarias para desarrollar cada uno de los proyectos. De media, eso supone entre 12 y 14 millones de euros por camping contando la compra de los terrenos e infraestructuras y la reforma. Wecamp, en la que participan tanto el fondo Meridia IV como Montesinos, es la encargada de la gestión de la operativa. El desarrollo lleva su tiempo, pero todo va muy rápido, y Meridia tiene en estudio media docena de proyectos más para sumar a la plataforma.

Montesinos, antiguo directivo hotelero en firmas como NH Hoteles, AC y Chic & Basic, explica que “no se trata de crear productos homogéneos, sino singulares en los que Wecamp trabajará para crear una alternativa turística con un gran componente ecológico y que ayude a transformar el sector”. Por su parte, Víctor Iborra, director general de inversiones de Meridia Capital, añade que “el de los campings es un negocio donde se pueden aplicar perfectamente las economías de escala, y estamos seguros de que en el futuro acogerá una demanda de calidad creciente”.

La ruta de los 2.000 en el sur este de España: desde los picos de Filábres a las playas del Cabo de Gata

Hay pocos sitios en Europa donde un viajero pueda explorar y descubrir paisajes naturales y rurales no solo por ser atractivos sino por la diversidad que tiene en tan poco territorio, además de por la facilidad de accesos y el tiempo necesario en recorrerlo, que no es el mismo que para descubrirlo.

Les quiero presentar o proponer una ruta viajera que nace en los 2.000 mnm y baja hasta los 0 msnm, es decir desde lo alto de las montañas de la Sierra de Filabres (Provincia de Almería) a las playas y paisajes áridos del Parque Natural del Cabo de Gata. En coche por ejemplo hacer este gran desnivel de 2.000 m, representa apenas 1 hora, algo inédito en el continente.

Hay pocos sitios en Europa donde un viajero pueda explorar y descubrir paisajes naturales y rurales no solo por ser atractivos sino por la diversidad que tiene en tan poco territorio

Tengo pendiente desde hace muchos años preparar otra ruta que partiría desde el pico del Veleta (3.396 msnm, localizado en Sierra Nevada) comenzando esquiando en sus pistas, desde donde se puede observar el Mediterráneo sin problema e incluso a veces la costa africana, luego bajando por las Alpujarras Granadinas para después cruzar el desierto de Tabernas hasta el mismo parque natural de Cabo de Gata.

Si miramos hacia el sureste y apenas a algo más de media hora nos encontramos enseguida con un territorio natural que llama la atención por su estética especial, que desde lo alto de la sierra, pasando por el antiguo poblado minero de Las Menas, se domina un paisaje de otro tipo de sierra de baja altura, el desierto de Tabernas, que por cierto es el único desierto de Europa con una extensión de 280 km2, lo que le configura diferentes micro-paisajes tan sugerentes, como para haber sido escenarios de muchas películas especialmente del genero western (Cabe señalar que fue el no va más para el antiguo espagueti-western) y que en el 2020 la Academia de Cine Europeo otorgó al Desierto de Tabernas y de manera unánime la distinción de “Tesoro de la Cultura Cinematográfica Europea”.

Si hay algo que cabe destacar en un desierto es el calor seco, que en verano, como el año pasado 2020, se alcanzaron temperaturas de casi 50ºC y un nivel de precipitaciones anuales de unos 200 mm, provocado seguramente por el efecto Foehn de Sierra Nevada.

Pero la ruta 2.000 no acaba en el desierto, sino que sigue hacia otro espacio único también, como es el Parque Natural del Cabo de Gata-Nijar, apenas a media hora en coche. Un parque que abarca 2 grandes ecosistemas muy llamativos por su relevancia en valores ecológicos y paisajísticos, el terrestre y el marino con especies endémicas algunas muy vulnerables.

He de admitir mi respeto y apego por este sitio natural, porque en su día, Diciembre del 1987, fui uno de sus promotores, y fue el primer parque marítimo-terrestre de Andalucía.

Muy resumidamente este territorio alberga uno de los paisajes más áridos de Europa y de los pocos de origen volcánico, con una línea litoral de 63 km protegidos. Una costa con acantilados de columnas de basalto contrastadas con playas y calas de arena, y unos fondos marinos de gran biodiversidad, donde todavía existen bosques de posidonia (Posidonia oceanica) y hasta 250 especies mas.

Cabe señalar la relevancia de este área natural por su vinculación ecológica (también histórica-cultural) con el norte de África (Marruecos y Argelia) no solo por compartir las mismas corrientes marinas sino también fauna y flora terrestre.

Y por supuesto por la coexistencia entre naturaleza, recursos naturales y aprovechamiento humano, como es el caso de las salinas del cabo de Gata, lugar excepcional para muchas aves, como los flamencos. Su zona de protección de 1 milla marítima en esos 60 km lineales le hace ser el mayor espacio marino protegido en la costa continental europea.

Una ruta en el sureste de España que resume en un corto espacio una serie de ecosistemas y paisajes increíbles por su gran valor ecológico, cultural y social y por su estética natural de paisajes llamativos y muy diversos.

Todavía no he encontrado operadores que ofrezcan este producto que seguro genera experiencias muy memorables, pero donde el criterio de capacidad de carga para ofrecer calidad es indispensable para su éxito.

fuente:Arturo Crosby (@ArturoCrosby)

“Plogging” en Cabo de Gata

‘Plogging’ combina el deporte con el cuidado del Parque Natural desde hace unos años

 

El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar es uno de los espacios más visitados y de mayor valor ambiental de Almería, un lugar que desde hace unos años cuenta con un grupo que vela para que siga luciendo igual que siempre a través del “plogging”, movimiento que combina el deporte y el cuidado del medioambiente como estilo de vida.

David Valverde es monitor de buceo y embajador en la provincia almeriense de ‘Plogging RRevolution’. De forma voluntaria recoge basura mientras se ejercita en el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía, compartiendo esta actividad con grupos como el que lo acompaña durante entrevista a EFE.

Natural de Nerja, llegó al Cabo de Gata hace diez años y se quedó “enamorado” por los “maravillosos” fondos marinos. “Siempre me ha gustado mucho el tema medioambiental, el vivir en un parque influye mucho y también trabajar en el mar”, señala.

Practica buceo y es corredor de montaña, por lo que hace un par de años contactó con él ‘Plogging RRevolution’, “con doble erre porque su lema es recoge y recicla”, para intentar que la “familia” de deportistas que cuidan de espacios como éste siguiese creciendo. El objetivo es “ intentar que todo el mundo se conciencie medioambientalmente y también que sigamos usando el cuerpo haciendo deporte”.

Explica que el “plogging” nació como una actividad organizada en Estocolmo (Suecia) y terminó extendiéndose a otros países en 2018. “Se resume en hacer deporte y recoger basura, hacer grupos, juntarnos cuando vemos mucho cúmulo de basura. Traemos nuestros guantes y bolsas y vamos recogiendo toda la basura que encontramos por el camino para mantener el parque bien limpio”, apunta Valverde. Con la Covid-19 en todas las facetas de la vida de los ciudadanos, su efecto también se ha notado en esta actividad. “Últimamente se están llevando la palma las mascarillas (…) No hay día en el que no se coja, por lo menos, una mascarilla”, lamenta.

No es el único efecto de la pandemia para estos voluntarios que ya no pueden organizar grupos “tan grandes como antes”. Si originalmente podían reunirse hasta 20 personas para realizar una limpieza más exhaustiva, ahora “hay que hacer un poquito más a menudo, ir limpiando poco a poco” con menos personas.

Como buzo que es, Valverde conoce también el fondo marino del parque, que “por suerte está bastante limpio”, aunque también se encuentran bolsas y plástico ahí. “Hemos llegado a encontrar hasta un cortacésped”, destapa con asombro.

Con todo, este colectivo sigue saliendo por la playa de Genoveses, Mónsul, diferentes puntos de la costa y poblados colindantes como la Isleta del Moro o Los Escullos. Pero el mensaje es claro: “Lo más importante es no generar estos deshechos”. Porque sigue habiendo “gente muy descuidada” a la que se le vuela una mascarilla “y no la recoge”, comenta sin resignación.

 

Via: AgenciaEFE y DiarioAlmeria

Cabo de Gata, una de las diez rutas moteras más bellas de España

“El aire en el rostro, la sensación de libertad que sólo puede proporcionar una moto, los espacios abiertos y la descarga de adrenalina que proporcionan estas máquinas, constituyen los atractivos de una afición que levanta pasiones; ser motero es disfrutar de todo ello recorriendo esas rutas icónicas que se distribuyen por todo el país.”

La compañía Civitatis, dedicada a la organización de rutas guiadas por todo el mundo, acaba de publicar una guía de “Las diez carreteras más bonitas de España”, identificadas por los grupos de personas que viajan en motocicletas y, entre ellas, aparece en un lugar destacado la carretera AL-3115, la que discurre por el Cabo de Gata y conduce hasta el faro.

Según esa guía, la citada ruta aúna condiciones apropiadas para disfrutar de los trayectos en moto: por una parte por un trazado en el que abundan las curvas, lo que permite una circulación a menor velocidad, y por tanto menor riesgo. Por otra porque “sólo por disfrutar de las vistas del mar Mediterráneo vale la pena conducir por ella”, según se recoge en este informe.

Destaca además que la citada carretera atraviesa algunos de los parajes más bonitos y espectaculares del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, uno de los escasos espacios que mantienen un alto grado de ‘virginidad’ de las costas españolas.

Para Civitatis, esta, junto con la mayor parte de las que forman parte del listado, comparten la condición de ser carreteras costeras “que discurren junto a los lugares más icónicos del litoral atlántico, cantábrico y mediterráneo”, como ocurre con la Al-3115 almeriense.

Se da la circunstancia de que la ruta del Cabo de Gata es la única representante de Andalucía en el ránking de las diez rutas moteras más bonitas del territorio español, donde se incluyen otras rutas que despiertan el interés de los aficionados, tanto en la península como en las islas; entre ellas están la Ruta al Teide, la de los Lagos de Covadonga, la Carretera de los Pantanos de Madrid, la de Sa Calobra en Mallorca o la de la Cala D’Hort en la isla de Ibiza.

via: lavozdeAlmería

Experiencias a tu medida.

Disfrutamos con nuestro trabajo, es por ello que intentamos transmitir a nuestros clientes cada emoción que vivimos al realizar las experiencias de turismo activo con ellos, para que nuestras vibraciones positivas sean también las suyas y regresen a casa con el mejor de los recuerdos.

Por supuesto, el turismo activo y las emociones fuertes no están reñidas con la seguridad. Trabajamos con todas las medidas para que todos disfrutemos con la máxima tranquilidad. Es importante destacar que el escenario de nuestras actividades es único y lo cuidamos y respetamos.